Ballenas picudas o Zifios.

Son nuestras entrañables “gorditas” las Ballenas picudas principalmente de la especie Zifio de Cuvier (Cuvier´s Beaked Whale). Es rara la salida que no nos cruzamos con ellas en el gran azul.

Campeonas de las profundidades, son unos enigmáticos cetáceos que se alimentan casi exclusivamente de cefalópodos que capturan en nuestras aguas abisales. No en vano pueden bajar hasta los 2.900 metros de profundidad y aguantar hasta dos horas y diecisiete minutos sin respirar. Esto hace que sólo pasen apenas un 20% del día sobre la superficie del agua.

Imponentes y enigmáticas, sólo los machos presentan dos dientes en la mandíbula inferior y proyectados hacia afuera. Dientes que no utilizan para capturar a sus presas pero si como defensa y “luchaderas” con otros machos. De ahí que éstos presenten el cuerpo con infinidad de rayones y heridas que confieren un aspecto blanco a los ejemplares viejos.

También podemos observar en nuestras aguas a la escasa Ballena picuda de la especie Zifio de Sowerby. Hemos tenido muy buenos avistamientos de esta especie, que presenta un pico mucho más largo y pronunciado que el Cuvier. 

Primera observación en el mundo de un luto.

Hemos publicado en la revista norteamericana Marine Mammal Science de la Society for Marine Mammalogy, la primera observación en el mundo de un «luto» de una hembra de Ballena picuda de la especie Zifio de Cuvier con su cría recién muerta, en una salida de verballenas.com.

El comportamiento definido como «epimelético» es el cuidado o la atención a otro individuo, de socorro, protección o de apoyo de la misma especie. Un comportamiento nunca antes descrito en la familia Ziphiidae y que comprende 24 especies en todo el mundo.

El artículo, firmado por Vidal Martín, Gorka Ocio, Jon Hidalgo y Enrique Talledo, describe a una hembra de ballena picuda de Cuvier mostrando un comportamiento maternal hacia su presunta cría muerta en el Golfo de Bizkaia, que hasta donde se conoce constituye el primer registro de este comportamiento en Zifios.

Según comenta Ocio «esta observación proporciona nuevos conocimientos sobre el comportamiento de esta familia, que se encuentra entre los mamíferos marinos menos comprendidos y estudiados en el mundo por que viven muy alejados de la costa y pasan la mayor parte del tiempo buceando en las profundidades de la mar».

Los cetáceos son muy inteligentes y seres sintientes. Se conocen muchos casos documentados de Delfines mulares, Orcas, Cachalotes y Calderones que no reconocen que su cría nace muerta.

Como generalmente son cetáceos pertenecientes a una manada, continúan nadando con su grupo y transportan en su boca a la cría muerta. Pueden estar semanas transportándola hasta que estas pierden la forma por efecto del tiempo y entonces abandonan el cuerpo.

En el caso de las ballenas picudas, al ser más solitarias, pueden no tener la necesidad de seguir con su grupo o manada y por eso se queda al lado de su cría para protegerla en este caso de depredadores marinos como los tiburones, tratando de revivirla una y otra vez. «Sabemos que llevaba al menos dos días muerta porque cuando dimos su posición para que otras embarcaciones que pudieran navegar por la zona tuvieran cuidado con ellas, en ese momento nos dijeron que el día anterior un pescador recreativo había reportado una ballena junto a su cría muerta».

Scroll al inicio